Trump se disculpa ante Kavanaugh por la "campaña de destrucción personal"

Robert De Niro ha sido el último en manifestarse contra Brett Kavanaugh, el juez de Trump que divide a Estados Unidos tras ser acusado de abusos sexuales por tres mujeres y que este fin de semana juraba su cargo como nuevo juez del Tribunal Supremo de Estados Unidos tras ser confirmado por el Senado.

"Lo que le ocurrió a la familia Kavanaugh viola cualquier noción de justicia, decencia y debido proceso", agregó Trump, quien describió lo sucedido como una campaña "de destrucción personal y política basada en mentiras".

"Se ha demostrado que usted, señor, es inocente", sentenció.

Tras el testimonio de Ford, Trump autorizó al FBI a investigar las acusaciones contra Kavanaugh y la agencia entrevistó a un número limitado de testigos en cinco días, sin pronunciarse sobre la culpabilidad o inocencia del juez.

Este sábado, el Senado votó la nominación de Kavanaugh (50-48), dando una importante victoria política al presidente Donald Trump que dejará en minoría a los jueces progresistas en el máximo órgano de justicia durante muchos años.

A finales de septiembre, Trump no descartó que pudiera cambiar de opinión sobre Kavanaugh al escuchar el testimonio de Ford, pero luego dejó claro que no creía a la presunta víctima y llegó incluso a ridiculizarla durante un mitin la semana pasada.

Kavanaugh enfatizó que será un juez "independiente" e "imparcial" en el tribunal más alto del país.

El mandatario considera "un insulto al pueblo estadounidense" que algunos activistas hayan planteado la posibilidad de que se inicie un proceso de destitución contra Kavanaugh, un trámite muy difícil de sacar adelante.

También pronosticó que la supuesta "farsa" contra el juez les pasará factura a los demócratas en las elecciones legislativas del 6 de noviembre.

Donald Trump y Brett Kavanaugh, durante la juramentación de este.

"El proceso de confirmación en el Senado fue contencioso y emocional".

Durante su discurso en la ceremonia de juramentación, Kavanaugh señaló que el proceso en el Senado lo puso a prueba, pero no lo cambió. Ese proceso ha terminado. "Mi objetivo ahora es ser el mejor juez que pueda ser. Asumo esta oficina con gratitud y sin ninguna amargura", aseguró.

"No fui designado para servir a un partido o a un interés, sino para servir a una nación", indicó Kavanaugh, recordando que "los jueces no se sientan en lados contrarios de un pasillo".

"La Corte Suprema es una institución legal, no es una institución política o partidista".

  • Leon Brazil