Washington asegura que se avanza hacia una segunda cumbre Trump-Kim

El líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, ha acordado celebrar lo antes posible una segunda cumbre con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, informó Seúl este domingo tras la visita a Pyongyang del secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo.

Pompeo tiene previsto reunirse con el líder norcoreano y con Kim Yong-chol, jefe de inteligencia norcoreano que ha jugado un importante papel en el acercamiento con EEUU de los últimos meses. "Continuamos haciendo progresos sobre los acuerdos alcanzados en la reunión de Singapur. Gracias por recibirme a mí ya mi equipo @ StateDept".

Pompeo dijo que Kim le prometió la víspera durante una reunión que sostuvieron en Pyongyang permitir la visita de inspectores a Punggye-ri.

Kim Jon Un y Donald Trump en primera cumbre de junio.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, ha recalcado este sábado durante su encuentro con el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, que ambos países coordinarán sus esfuerzos de cara a la desnuclearización de Corea del Norte. Posteriormente irá a China. "Como dijo el presidente Trump, hay muchos pasos por dar y nosotros hoy hemos dado uno".

Asimismo, Pompeo dijo que las dos partes formarían grupos de trabajo para discutir el proceso de la desnuclearización y el calendario de la planeada cumbre. "Espero ver al presidente Kim de nuevo, en un futuro cercano", agregó.

Pompeo hizo los comentarios poco después de llegar de la base aérea estadounidense de Osan, en Pyeongtaek, a unos 70 kilómetros al sur de Seúl, para una reunión con el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, en Cheong Wa Dae, en el centro de Seúl.

El brazo derecho de Trump se refería a las declaraciones hechas en septiembre pasado por el dirigente norcoreano en las que destacó la necesidad de buscar un compromiso para desmantelar la central de Yongbyon, la joya de la corona del programa nuclear; un acuerdo que también está condicionado a que Washington destrabe las sanciones impuestas al estado norcoreano. El titular de Exteriores no quiso detallar lo que planea exigir a Kim ni aclaró si está dispuesto a apoyar la firma de un tratado de paz entre Pionyang y Seúl, algo que Corea del Norte reclama como paso previo a la desnuclearización.

El medio de prensa oficial transmitió que tanto en Pyongyang como en Washington existen voluntad y convicción de que a través de la segunda Cumbre RPDC-EE.UU., se logrará gran avance en la solución de los problemas apremiantes para todo el mundo y el cumplimiento de las metas presentadas en la Cumbre anterior.

  • Leon Brazil