¡Buenas noticias! La capa de ozono recuperó 3% de daño por aerosoles

Las primeras evidencias científicas del daño a la capa de ozono se presentaron en 1985, y en 1987 se firmó el protocolo de Montreal donde los países del mundo se comprometían a reducir los compuestos clorofluorocarbonados (CFC) utilizados como fluido refrigerante en latas de aerosoles.

Dicho informe explica como la concentración de las sustancias que agotan la capa de ozono disminuye, lo cual lleva a mejora desde la evaluación del 2014.

En la inauguración de la reunión, la secretaria técnica de la Secretaría de Ozono de la ONU, Tina Birmpili, ha asegurado que si las emisiones contaminantes siguen aumentando, "se ralentizará la recuperación de la capa de ozono", por lo que insta a que se produzcan más investigaciones.

Hay recuperación del ozono en tasa del 1% a 3% por década desde el año 2000, informaron los autores del estudio.

Se espera que el agujero en la capa de ozono de la Tierra se cure por completo dentro de 50 años, según predicen los expertos en cambio climático en un nuevo informe de la ONU.

La peor crisis que tuvo la capa de ozono se registró a finales de la década de los noventa.

Un informe publicado por el Programa para el Medio Ambiente de las Naciones Unidas (UNEP por sus siglas en inglés) revela que la capa de ozono se ha recuperado a una tasa de 1 a 3 por ciento por década desde 2000, por lo que pronostican que para 2026 sanará.

El ozono protege a la Tierra de los rayos ultravioleta que causan cáncer de piel, daños a los cultivos y otros problemas en todo el planeta.

Este año, el agujero de ozono sobre el Polo Sur alcanzó su punto máximo en casi 24,8 millones de kilómetros cuadrados.

De todas maneras "Son muy buenas noticias" las presentadas en el informe, dijo su codirector, Paul Newman, geólogo en el Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA.

A su juicio, el éxito global de la iniciativa mundial radica en el compromiso de los 197 países, reunidos hoy en Quito, para definir mecanismos encaminados a poner fin al uso de sustancias que agotan la capa de ozono.

El próximo año, el protocolo se reforzará con la ratificación de la Enmienda Kigali, que exige la reducción del uso de potentes gases de calentamiento del clima en refrigeradores, acondicionadores de aire y productos relacionados. "Esa también es la razón por la cual la Enmienda de Kigali al Protocolo es tan prometedora para la acción climática en el futuro", dijo Erik Solheim, director ejecutivo del PNUMA.

Fahey adelantó en ese sentido que la comunidad científica presentará unos resultados que arrojan que es posible evitar "un crecimiento de la temperatura global de entre 0,2 y 0,4 grados centígrados" antes del final de siglo, si se adoptan las medidas de la enmienda de Kigali.

  • Leon Brazil