Carlos Ghosn: El máximo directivo de Nissan es detenido en Japón

La compañía señaló que ha estado aportando información a la fiscalía de Tokio, con el fin de cooperar en la investigación y señaló que sigue cooperando en el marco de este proceso, por el que se pedirá la destitución de ambos directivos en sus puestos.

El presidente de Nissan y consejero delegado de Renault, Carlos Ghosn, ha sido detenido este lunes en Tokio por evasión fiscal, tras haber ocultado al fisco parte de sus millonarios ingresos durante años.

Ghosn habría dejado de declarar al regulador bursátil de Tokio un total de 5.000 millones de yenes (44 millones de dólares) de sus ingresos durante los últimos cinco años, detallaron las mismas fuentes. Los títulos de Nissan que cotizan en Alemania perdían un 12 por ciento.

Nissan anunció que esta noche dará una rueda de prensa para proporcionar detalles del caso, pero en un comunicado oficial confirmó que Carlos Ghosn estaba siendo investigado por la compañía "desde hace varios meses".

El empresario, de 64 años, está considerado como uno de los más influyentes del sector automotriz y lideró durante años la lista de los directivos mejor pagados de Japón, desde que en 2005 asumió las riendas de la alianza Renault-Nissan.

Nissan ha agregado que, en lo que respecta a Ghosn, "se han descubierto muchos otros actos importantes de mala praxis, como el uso personal de los activos de la compañía".

Dijo que una investigación halló que Ghosn y otro integrante de la junta de la empresa no habían informado correctamente los pagos al primero.

El ejecutivo vio incrementados sus emolumentos el año anterior debido a sus nuevas responsabilidades al frente de la alianza, que incluían dirigir también Mitsubishi Motors, a raíz de la adquisición de este fabricante por Nissan.

El presidente de Nissan y Renault, fue detenido por autoridades japonesas por presuntos delitos relacionados con malversación y fraude fiscal.

.

Con su llamado "Plan Renacimiento", Nissan pasó a negociar de forma mucho más agresiva con sus proveedores y a reducir los costes significativamente, lo que permitió el reflote del fabricante automovilístico nipón e implantar prácticas más competitivas que fueron también adoptadas por otras empresas niponas.

Las acciones de la automotriz francesa Renault, de la que Ghosn es presidente ejecutivo, se desplomaron un 13% en París.

  • Monte Muniz