Demócratas de EE.UU. piden investigar la destitución del fiscal general

La Casa Blanca negó este jueves que el país haya entrado en una "crisis constitucional" tras el despido de Sessions y dijo que el presidente Trump no ha solicitado por ahora que el Departamento de Justicia limite la investigación sobre la trama rusa. Trump dijo en un tuit que el jefe de personal de Sessions, Matt Whitaker, se convertiría en el nuevo fiscal general en funciones.

"Lo he hecho lo mejor que he podido, trabajando para apoyar los procesos legales fundamentales que son la base de la justicia", agregó el fiscal general.

Nielsen es la protegida del jefe de gabinete de Trump, John Kelly, a quien el mandatario ha pedido que siga en el cargo hasta 2020, aunque nadie se atreve a certificar que el general aceptará esa oferta debido a sus frecuentes roces en la Casa Blanca.

Sessions, a quien Trump llegó a llamar "retrasado mental" según el periodista Bob Woodward, fue la primera víctima de una esperada reorganización del gabinete luego de los comicios.

El presidente dijo que después se anunciará el nombre de quién será el reemplazo permanente, quien no tendrá problemas para que el Senado lo confirme, gracias a la mayoría ampliada que los republicanos tendrán en la cámara alta. En uno de los carteles de la marcha ponía "tre45son", un juego de palabras entre "treason" (traición en inglés) y el número 45 en alusión a la Presidencia de Trump.

En su carta, Sessions escribió: "A su solicitud, presento mi renuncia".

Ahora, la oposición demócrata luego de haber retomado el control de la Cámara Baja promete una dura batalla política por proteger la investigación en contra del presidente, evitando el nuevo cargo de Whitaker de ser necesario. Los organizadores dicen que el nombramiento del secretario de Justicia interino, Matthew Whitaker, es un "intento deliberado de obstaculizar la investigación del fiscal especial".

El fiscal general había soportado más de un año de críticas personales de Trump por su rechazo de la investigación sobre la posible coordinación entre Rusia y la campaña de Trump. "No se necesita a un abogado o a un antiguo fiscal federal como yo para concluir que investigar las finanzas de Donald Trump o de su familia se sitúa completamente fuera del ámbito de su campaña de 2016 y las alegaciones de que la campaña se coordinó con el Gobierno ruso", señaló Whitaker.

Y es que poco después de asumir el cargo, Sessions se retiró de la investigación de Rusia en marzo de 2017, citando su participación como un sustituto de alto perfil y asesor de la campaña de Trump.

Ahora, Mueller rendirá cuentas ante Whitaker, que en última instancia sería el encargado de despedirle y que deberá decidir si un potencial informe sobre la investigación de la trama rusa tiene implicaciones suficientes para hacerlo público y llevarlo al Congreso o, por contra, enterrarlo.

Trump ha atacado a Sessions por no terminar con las pesquisas en su contra por una supuesta injerencia rusa que habría puesto al magnate en la Casa Blanca, conocida como "Rusiagate".

  • Leon Brazil