Desaparecen 2 camiones con 100 migrantes en Veracruz

Sin contratiempos un contingente de migrantes centroamericanos, que salió de Puebla, llegó hasta el refugio temporal ubicado en el estadio "Jesús Martínez Palillo", en la Ciudad Deportiva Magdalena Mixhuca.

Las medidas cautelares también estuvieron dirigidas al subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Rafael Avante Juárez; al comisionado nacional de Seguridad, Renato Sales Heredia; a los secretarios de Gobierno y de Seguridad Pública del Estado de Veracruz, Rogelio Franco Castán y Jaime Ignacio Téllez Marié, respectivamente; así como a los secretarios general de Gobierno y de Seguridad Pública de la Ciudad de México, Guillermo Orozco Loreto y Raymundo Collins Flores, respectivamente.

Su llegada a la capital mexicana fue una medida de la tenacidad de los migrantes a pesar de los intentos de cuatro gobiernos (Honduras, Guatemala, México y Estados Unidos) de separarlos.

Rodríguez, de 34 años, huyó de su país con su hija Emily, de 16 años, después de que la niña comenzó a llamar la atención no deseada de un narcotraficante que acababa de salir de la cárcel y se comprometió a ir tras ella. Su hija de 2 años y su hijo de 6 años dormían a su lado completamente cubiertos por mantas que los protegían del frío de la mañana. "Aunque me duele dejar a mi hijo. tuve que protegerla", dijo Rodríguez llorando.

De acuerdo a información de HuffPost México, a los empresarios transportistas se les ha obligado desde la Federación a negar el servicio a los migrantes, lo que los ha orillado a buscar otros medios para continuar su camino.

Rina Valenzuela, de El Salvador, escuchó atentamente a los trabajadores humanitarios del Instituto para Mujeres en Migración, sin fines de lucro, mientras explicaban las dificultades para solicitar y obtener asilo en los EE. UU.

Mientras, cientos de empleados municipales y voluntarios clasificaban donaciones y dirigían a los migrantes hacia lugares donde encontrar comida, agua, pañales y otros elementos básicos. Los migrantes registraron montones de ropa donada, tomaron cajas de leche para niños y se alinearon para hacer llamadas rápidas a casa en un puesto establecido por la Cruz Roja.

Cuarenta retretes portátiles estaban dispersos sobre el césped.

La ONU estima el número de migrantes que se dirigen a EE.UU. en unas 7.000 personas.

A la conferencia asistió el exlegislador hondureño Bartolo Fuentes, señalado como uno de los organizadores de la caravana y quien este martes se reunió con un grupo de senadores mexicanos. Dijo que entre 300 y 400 hondureños abandonan su país en un día de promedio. "La acumulación de 20 días" de emigración normal, dijo.

  • Leon Brazil