Descubren enorme cráter bajo hielo groenlandés

Un equipo de investigadores ha descubierto un cráter gigante, mayor que la superficie que ocupa París, que había permanecido oculto bajo una gruesa capa de hielo en el norte de Groenlandia y que se formó a raíz del impacto de un meteorito de hierro, según publicó este miércoles la revista Science Advances.

Museo Nacional de Dinamarca Su diámetro de más de 31 kilómetros lo sitúa entre los 25 cráteres de impacto más grandes de la Tierra.

"El cráter está excepcionalmente bien preservado y es una sorpresa porque el hielo es un agente erosivo muy eficiente que pudo haber removido trazas del impacto", dijo Kurt Kjær, director del estudio. Sospechaban que podía tratarse de un impacto meteorítico, pero les "faltaban pruebas", recuerda Nicolaj K. Larsen, geólogo de la Universidad de Aarhus y coautor de la investigación.

El crater se identificó inicialmente en 2015 a partir de datos recogidos entre 1997 y 2014 por KU para el Programa de la NASA para la Evaluación del Clima en el Ártico Regional y la Operación IceBridge, pero un equipo de investigadores internacionales ha estado trabajando desde entonces para verificar estas observaciones.

Un avión del 'Instituto Alfred Wegener para la Investigación Polar' sobrevoló el glaciar 'Hiawatha' con un radar de precisión para saber que se escondía bajo su forma circular.

"La encuesta superó todas las expectativas y se observó la depresión con un detalle asombroso: un borde claramente circular, elevación central, capas de hielo perturbadas y sin perturbaciones, y escombros basales", dijo el glaciólogo de la NASA, Joe MacGregor.

Kjær detalló que la condición de la abertura indica que el impacto podría haber ocurrido hacia el final de la última era glacial, lo que colocaría al cráter entre los más jóvenes del planeta.

Para confirmar los hallazgos del radar, se realizaron estudios posteriores de la roca cercana al pie del glaciar y de sedimentos arrastrados a través de un canal de agua de deshielo que detectaron la presencia de cuarzo, vidrio y otros elementos relacionados con el impacto del meteorito.

Es fundamental conocer el momento del impacto para comprender como afectó a la vida en la Tierra.

John Paden, de la Universidad de Kansas, ha asegurado que desde el cielo puede verse la capa de hielo sobre la estructura redondeada y se ha sorprendido de que nadie pensara en qué podía ser esa formación. "Eso significa que el cráter debe ser bastante joven desde una perspectiva geológica", añadió el primer firmante del artículo.

  • Buena Jesus