Desde Conmebol aseguran que "el partido está confirmado"

El choque contará con el arbitraje del chileno Roberto Tobar, que tendrá como asistentes a sus compatriotas Christian Schiemann y Claudio Ríos. El estadio acogerá a unas 53000 personas para la histórica final.

Está soportando. Hemos tenido dos chaparrones muy importantes.

Las finales en realidad estaban programadas en primera instancia para los miércoles 7 y 28 de noviembre, pero por cuestiones de seguridad la Argentina solicitó moverlas hacia el fin de semana. Incluso se especuló con prohibir que los simpatizantes del equipo ganador de la Copa festejen en el Obelisco porteño, punto de encuentro inevitable de las celebraciones, pero finalmente esto también fue descartado y no habrá restricciones.

Boca y River paralizan al mundo hace diez días, cuando se supo que iban a definir el título de la Copa Libertadores.

El tridente Wilmar Barrios, Nahitan Nández -desafectado de la Selección uruguaya por pedido de Conmebol- y Pablo Pérez parece inamovible.

Guillermo Barros Schelotto no modifica el sistema y a pesar del momento dulce de Darío Benedetto, Ramón "Wanchope" Ábila seguirá siendo el centro delantero del Xeneixe.

El que también deberá esperar su lugar en el banco de suplentes es Mauro Zárate, el fichaje estrella de la temporada para el "Xeneize".

Sin embargo, partidos de la B Nacional como Chacarita e Instituto (igualaron 2 a 2) pudieron desarrollarse con normalidad y otros estadios de Primera, y hasta uno de la B Metropolitana, se jactaron de su césped para demostrar que la lluvia no influyó y podría haberse disputado un partido de fútbol. El Muñeco se quedará en la concentración de River junto al mánager Enzo Francescoli.

La presencia de Martínez trae buenos recuerdos a los hinchas del club de Núñez, ya que le marcó goles a Boca y en los superclásicos siempre se destacó. Para el ataque seguramente estarán Pratto y Borré, mientras que Scocco esperará su oportunidad en el banco.

  • Gilberto Valderrama