El Cy Young para Blake Snell

Lanzó 180.2 innings, permitiendo 112 imparables (16 de ellos cuadrangulares) para apenas 38 carreras limpias, promediando 1.89 de efectividad.

Jacob deGrom, de los Mets de Nueva York, se lleva el trofeo Cy Young de la Liga Nacional. DeGrom se impuso en la votación final a Aaron Nola, de Filis de Filadelfia, y Max Scherzer, de Nacionales de Washington y ganador del galardón de manera seguida en 2016 y 2017 después de conquistarlo en 2013 en la Liga Americana con Tigres de Detroit.

Snell obtuvo 17 votos de primer lugar y 169 puntos, mientras que Verlander tuvo 13 de primer lugar y 154 unidades. Fueron los únicos dos pitchers nombrados en las 30 boletas de los escritores. El cerrador puertorriqueño Edwin Díaz, de los Marineros de Seattle, recibió cuatro votos de quinto lugar y el dominicano Luis Severino, de los Yankees de New York, un voto de quinto y un punto. Ambos ganadores fueron destacados.

Hace varios años era impensado que un lanzador pudiera ganar este premio con tan pocas victorias pero las nuevas fórmulas de estadísticas sabermétricas han permitido dar una mayor preponderancia a otros aspectos más propios de la actuación individual de los lanzadores. Fue el líder de victorias de la Liga Americana con 21-5 y líder en efectividad de 1.89. Snell se convirtió en el segundo lanzador de Tampa Bay que obtiene el Cy Young pues en 2012 lo logró David Price, ahora miembro del campeón Medias Rojas de Boston. El chico de 25 años lideró el joven circuito en efectividad, promedio de bateo (.189) y de Slugging (.300) de la oposición, y terminó con el segundo mejor porcentahe de WHIP (0.97) de su liga.

La cantidad de entradas de Snell es la menor para un lanzador abridor ganador del Cy Young en una temporada completa.

  • Ricardo Clara