Elecciones legislativas serán un referendo sobre mí: Trump

Encuestas recientes muestran que los demócratas tienen una ventaja relativa para recuperar el control de la Cámara de Representantes y los republicanos para afincarse en el Senado, pero en general, por el ambiente de polarización y extrema volatilidad política, no se ha definido una tendencia clara.

Los republicanos disponen actualmente de una cómoda mayoría (236 curules contra 193 demócratas, con seis vacantes).

Hace ocho años, el presidente demócrata de entonces Barack Obama, se alistaba para sufrir una marea republicana en sus primeras elecciones de medio mandato, una revolución propiciada por el movimiento conservador Tea Party. "La agenda demócrata es una pesadilla socialista", agregó.

Para Marietta, la oposición a Trump es "el núcleo" de la estrategia demócrata, "repetir que es crudo, falso, racista, despreocupado", pero, a su juicio, esto no tendrá tanto impacto, porque "la mayoría de los votantes ya han decidido lo que piensan de Trump", por lo que es difícil hacerles cambiar de opinión.

En el Senado, sin embargo, el Partido Demócrata lo tiene más complicado. "Si consiguen el poder de la cámara baja podrían hacer varias cosas, como empezar un impeachement contra el presidente, pero dudosamente tendrían éxito", comenta Gabilondo. Los republicanos probablemente perderían Arizona y Nevada, los dos escaños que defienden, pero son claramente favoritos para derrotar a la senadora Heidi Heitkamp (demócrata) en Dakota del Norte.

Más que unas legislativas, estos comicios son el abrebocas del futuro de la política estadounidense. Los más jóvenes prometieron votar en masa mientras participaba en multitudinarias protestas tras la balacera masiva del pasado febrero en una escuela secundaria de Parkland, Florida, que dejó 17 estudiantes y trabajadores muertos. El nombre de Trump no figura en las papeletas de estas elecciones, pero hace semanas que el inquilino de la Casa Blanca ha reiterado que se trata de un referéndum sobre su presidencia. Los demócratas cuentan con una diversidad nunca vista antes en sus boletas.

Los comicios de hoy podrían terminar de tres formas.

° El total del las 435 bancas de la Cámara de Representantes está en juego en el comicio. La realineación política de la era Trump, marcada por la evolución de las divisiones por raza, género y nivel educativo, podría reformular la política estadounidense durante una generación.

"No estamos jugando", dijo el mandatario de EE.UU. cuando se refirió al llamado del Ejército en la frontera sur con México que busca frenar el paso masivo de las caravanas migrantes a las que considera una "invasión". Envió más de 5 mil soldados a la región y llegó a sugerir que las tropas podrían utilizar fuerza letal contra los migrantes que arrojen piedras, aunque luego se retractó. La presidenta del Comité Nacional Republicano, Ronna McDaniel, señaló el reciente reporte de empleos de octubre como evidencia de que los republicanos están cumpliendo. Los demócratas, por su parte, recurrieron a su caballo de batalla: La sanidad. En Texas, por ejemplo, se puede votar con la licencia de armas pero no con el carné de estudiante.

El Senado es la cámara alta del Poder Legislativo.

Los demócratas continúan teniendo una ventaja de dos dígitos sobre los republicanos en una votación genérica en el Congreso entre los posibles votantes, de acuerdo con una nueva encuesta de CNN realizada por SSRS. Necesitan ganar dos docenas de bancas para hacerse con la mayoría. Los demócratas están prácticamente a la defensiva en estados rurales en los que Trump sigue siendo popular.

  • Leon Brazil