Kepler es 'jubilado' de la NASA

El telescopio espacial Kepler, el mayor cazador de planetas de la historia, está oficialmente muerto. La NASA ha confirmado que ya no tiene capacidad de orientarse ni de enviar datos a la Tierra. El análisis más reciente de sus descubrimientos concluye que es probable que entre 20 y 50 por ciento de las estrellas visibles en el cielo nocturno tengan planetas pequeños, posiblemente rocosos, similares en tamaño a la Tierra y ubicados en la llamada "zona habitable"; esto quiere decir que están ubicadas a una distancias de las estrellas que orbitan donde el agua líquida, un ingrediente vital para la vida tal como la conocemos, puede acumularse en la superficie del planeta. "No solo nos mostró cuántos planetas podrían existir en el espacio, sino que también abrió un campo de investigación completamente nuevo y serio que tomó por asalto a la comunidad científica", dijo Thomas Zurbuchen, director de la división de Investigación Científica de la NASA. Kepler realizó el primer reconocimiento de los planetas en nuestra galaxia y se convirtió en la primera misión de la agencia especial estadunidense en detectar planetas del tamaño de la Tierra en zonas habitables; también descubrió que la naturaleza a menudo produce sistemas atestados, en algunos casos, con tantos mundos que, en comparación, nuestro Sistema Solar interior luce escaso.

La muerte del telescopio Kepler no ha sido una sorpresa.

La NASA subrayó que "muchos" de los exoplanetas descubiertos a través de Kepler "podrían ser lugares prometedores para la vida". En 2013 los problemas mecánicos precipitaron la conclusión de la misión original del telescopio, que inicialmente debía durar tres años y medio.

Sin embargo, hace unas semanas, el combustible cayó a un nivel muy bajo.

Cuando fue lanzado el telescopio llevó 12 kg de combustible para su motor, que se usaba para corregir las derivas y controlar la órbita. El telescopio, ahora apagado, permanecerá en su órbita, dijo la NASA. En cuarenta años, su órbita lo acercará más a la Tierra, pero sin correr el riesgo de estrellarse contra ella. En cuanto a la búsqueda de exoplanetas, la antorcha será tomada por el satélite TESS de la NASA, lanzado en abril pasado.

"Cuando comenzamos a concebir esta misión hace 35 años no sabíamos de un solo planeta fuera de nuestro sistema solar", dijo el investigador principal fundador de la misión Kepler, William Borucki, ahora retirado del Centro de Investigación Ames de la NASA en Silicon Valley, California.

  • Buena Jesus