La curiosa metáfora de Gisela Barreto

De manera elíptica y consciente de estar expresando algo definitivamente incomprensible pero al mismo tiempo muy mal intencionado, Barreto cerró su monólogo sentada en un habitual escritorio y con una bandera argentina como escenografía relacionando sus dichos con la Educación Sexual Integral (ESI) para completar el desastre.

En La fe mueve montañas, su programa de internet, la actriz devenida activista religiosa comenzó su relato: "Volvemos a las relaciones anales. Yo hago esto. Tomo el agua".

Pero no conforme con ello, hace unas semanas un extracto de su ciclo se compartió en las redes sociales hasta que se convirtió en viral. ¿Cuál es el motivo?

"Estoy en una mesa sentada con un montón de personas en una cena, y yo decido que como es mi vaso, me pertenece, quiero que este vaso esté dado vuelta". Mojo todo, mojo a todo el mundo. La parte de la cola del vaso la dejo para arriba, agarro una botella y empiezo a servir el agua en el vaso que está dado vuelta. ¿Qué va a ocurrir? Preguntó qué pasaría si toma del vaso dado vuelta.

La vedette exclamó fervientemente: "Pero cuando el vaso está de cola, la parte de abajo queda para arriba".

Y continúa: "El agua va a salpicar a todos los comensales, incluido a mí". Y Ángel de Brito le respondió: "Por lo menos se dio cuenta de que dando vuelta el vaso se mojaba todo".

No obstante, en un tweet posterior explicaron que más allá de que le habían puesto humor a la situación, difundir ese tipo de mensajes "promueve la ignorancia y desinforma".

Allí, a través de una metáfora manifestó: "Esto es lo que les están enseñando a los chicos, que con tu cuerpo hacés lo que querés y que con tu recto podés tener relaciones sexuales pero no señor". Porque te lastimás, lastimás a los demás y te degenerás.

Esta vez explicó los "peligros" del sexo anal utilizando un vaso de agua: Si se usa al revés, "te lastimás, lastimás y te degenerás, es una falta de respeto".

  • Gilberto Valderrama