La ONU encuentra al menos 202 fosas en Iraq

La ONU dio a conocer hoy que se han hallado más de 200 fosas comunes con entre 6 mil y 12 mil cadáveres en las regiones de Irak que dejó la guerra entre el 2014 y 2017.

Por el momento, el departamento de Fosas Comunes de la Fundación iraquí de Mártires ha recuperado restos de 1,258 cadáveres.

"Podría haber muchas más fosas comunes en Irak", reconoce el informe, debido a que algunas zonas son inaccesibles por la cantidad de minas colocadas en ellas o por seguir bajo la amenaza de células yihadistas clandestinas.

Entre los muertos hay mujeres, niños, ancianos y discapacitados, así como miembros de las fuerzas armadas y la policía de Irak, según un informe de la ONU.

"Aunque es difícil determinar el número total de personas en estas fosas, el lugar más pequeño, en Mosul, contenía los restos de ocho cuerpos, mientras que se cree que el más grande está en Jasfa, al sur de Mosul, que puede contener miles", subrayó la ONU.

Durante los tres años que ocupó parte de Irak, los yihadistas persiguieron y acabaron con la vida de cientos de civiles pertenecientes a las minorías étnicas y religiosas en Irak, como la comunidad yazidí, contra la cual el EI cometió un genocidio, según las Naciones Unidas. "Las pruebas reunidas en estos sitios serán fundamentales para garantizar las investigaciones creíbles, procesos y condenas de acuerdo con las normas internacionales", se señala en el informe de Naciones Unidas.

"Estas tumbas contienen los restos de aquellos que fueron asesinados sin piedad por no cumplir con la retorcida ideología y gobierno del ISIS, entre ellos las minorías étnicas y religiosas".

Unas familias que quedan a expensas de lo que revelen las fosas comunes que, según Kubis, son "el testimonio de terribles pérdidas humanas, de un sufrimiento profundo y de una crueldad chocante".

Por ello, es necesaria la "preservación, excavación y exhumación de las fosas comunes, así como la identificación de los restos de las víctimas y su entrega a las familias".

El líder del ISIS, Abubaker al Bagdadi, proclamó el califato a fines de junio de 2014 en la ciudad de Mosul, la que fue liberada en julio de 2017.

También los miembros de las fuerzas de seguridad iraquíes y representantes del Estado, como jueces y gobernadores, fueron perseguidos por los yihadistas, que crearon su propia administración. Sin embargo, continúan los ataques de los terroristas que se encuentran apostados en zonas desérticas ubicadas en el este de Siria, fronterizas con Irak, incluida la capital Bagdad.

  • Leon Brazil