"Midterm": Lo que se juega Trump en las trascendentales elecciones legislativas

Aunque el nombre del mandatario no aparecerá en las boletas en las que se sufragará en los 50 estados del país más el Distrito de Columbia desde las siete de la mañana tiempo del este, cuando abran las primeras casillas, los votantes no podrán substraerse a la imagen del mandatario. En Orange, condado que fue siempre bastión del partido, los ciudadanos votaron por Clinton para las elecciones presidenciales, y las encuestas dan como ganadores a los demócratas.

Ante el riesgo de que un avance de los demócratas en el Congreso haga trastabillar su programa de gobierno, Trump emprendió en la hora última de la campaña un maratón por tres estados que terminó con un mitin en Cape Girardeau, en Missouri, donde afirmó que "la agenda republicana es el sueño americano".

En los comicios se renovarán los 435 escaños de la Cámara de Representantes más un tercio de los cien asientos del Senado, así como una treintena de gobernaciones y cientos de cargos públicos estatales y locales.

En el Senado, en tanto, el panorama se ve más auspicioso para los republicanos, que gozan de 51 escaños contra 49 demócratas, sobre todo porque tienen que defender menos escaños que su contraparte y en estados especialmente conservadores.

"Estados Unidos se encuentra en una encrucijada, donde hay gente que utiliza la mentira porque, desafortunadamente, a veces funciona", expresó. Teniendo en cuenta que en las legislativas de 2014 solo votó uno de cada cinco, cada voto de más en la contienda actual puede poner a los demócratas ad portas de alguna de las dos Cámaras donde buscan hacerse con la mayoría de escaños.

En efecto, cuando hoy, 6 de noviembre, los estadounidenses acudan a las urnas; el caso Bracamontes, que no tiene relación alguna con las caravanas que actualmente viajan por México rumbo a la frontera norte; habrá sido profusamente utilizado por el Presidente norteamericano como elemento central de su campaña ¿desesperada? por no perder el control del Congreso.

El bajo índice de aprobación del presidente Trump también es una preocupación para los republicanos.

Donald Trump vive el día más complicado de su vida política desde que llegó a la Casa Blanca.

El legislativo de Estados Unidos, al igual que el colombiano, es bicameral.

En Georgia, Stacey Abrams, 44, exlíder de la minoría en la Cámara de Representantes del estado, disputa la gobernación contra el republicano secretario de Estado local, Brian Kemp, de 55 años.

Conocedor de esto y de que generalmente los mandatarios son castigados en las elecciones de medio mandato, Trump polarizó la campaña electoral y se valió de las caravanas de migrantes.

Los demócratas necesitan una ganancia neta de 23 escaños para tomar el control de la Cámara.

También afirmó, como lo hace todos los días, que si los demócratas ganan trabajarán para deshacer todo lo que ha logrado.

Ayer, haciendo campaña en Ohio, Trump declaró que "todo está en juego", mientras trataba de apoyar la campaña del fiscal general de Ohio, Mike DeWine, el candidato republicano a la gobernatura.

Nathaniel Gleicher, jefe de política de ciberseguridad de Facebook, dijo que las agencias policiales estadounidenses notificaron a la empresa el domingo por la noche acerca de actividad sospechosa por parte de esas cuentas con posibles conexiones a actores extranjeros.

Con un estilo que mezcla las declaraciones grandilocuentes, lenguaje llano y toques de un humor cruel con el que fustiga a sus detractores, Trump coloca a los votantes en la vicisitud de elegir entre su gestión, en la cual la expansión de la economía llevó al desempleo a un mínimo de 3,7%, y su visión de la seguridad, y las posturas de los demócratas, a los que califica de izquierdistas extremos.

  • Leon Brazil