Pilar Gutiérrez: "La libertad que tuvimos con Franco la perdimos con Zapatero"

Terneiro ha aprovechado el comienzo de la misa de las 11 en la Basílica del Valle de los Caídos para perpetrar su acción. Al menos, en el siglo XXI.

El artista Enrique Tenreiro pintando una paloma y la palabra "libertad" sobre la tumba de Francisco Franco en el Valle de los Caídos. Sin capacidad legal para detenerlo, han llamado a la Guardia Civil. La crónica de lo sucedido ha sido dada por un testigo que. además, pudo inmortalizar la pintada.

"El detenido había introducido la pintura en la Basílica en un recipiente de plástico, que no puede detectarse por los sistemas de seguridad existentes", agregó Patrimonio Nacional.

La joven galería ArtBy's, en la que se expone la obra "Los Tenreiro, el arte y A Coruña", una treintena de piezas elaboradas por los artistas de esta familia, tiene en una cristalera una frase para Enrique Tenreiro, que profanó la tumba de Franco: "Tenreiro, hijo de puta", la cual permanecerá una semana.

La acción de Tenreiro, perfectamente preparada, ha sido grabada por el fotógrafo Pedro Armestre para documentarla.

Fuentes de la Guardia Civil señalaron a Efe que el detenido podría enfrentarse a un delito de daños con un posible agravante de delito de odio.

En una grabación difundida a través de Twitter se observa cómo Terneiro se arrodilla frente a la lápida y tras apartar las flores sobre la tumba de Franco ha dibujado con pintura roja una paloma de la paz con el lema Por la libertad. Patrimonio Nacional aclaró que este tipo de materiales son indetectables por las medidas de seguridad del lugar.

Posteriormente han depositado una sábana blanca sobre la tumba del dictador para tapar el mensaje. "No tengo nada contra Franco, solo es por la libertad y por la reconciliación de todos los españoles", afirmó.

El ataque se ha producido tan sólo un día después de que el Vaticano haya desmentido un acuerdo con el Gobierno español para vetar la llegada de los restos de Francisco Franco a la cripta de la catedral de La Almudena.

  • Gilberto Valderrama