Stephen Curry tiene que esperar para determinar la severidad de su lesión

Una verdadera noche negra vivió Stephen Curry en la contundente derrota que le propinó Milwaukee Bucks a Golden State Warriors por 134-111, la mayor caída desde 2009.

Privados de Draymond Green, los Warriors se fueron al descanso 13 puntos por detrás en el marcador (51-64) y tiraron el partido en un tercer cuarto desastroso en el que encajaron un parcial de 28-41 que sentenció el duelo (79-105).

Por su parte, Curry declaró que no se siente preocupado y que esperará someterse a una resonancia magnética este viernes para conocer el alcance de la lesión.

Curry se lesionó en una jugada que protagonizó junto con el base de los Bucks, Eric Bledsoe, a quien intentó cortarle un pase en transición, y aunque se mantuvo en el campo unos minutos, pidió el cambio y se fue directamente a los vestuarios.

Curry anotó 10 puntos el jueves en su segundo partido seguido debajo de los 20 tantos, luego de aportar al menos 23 unidades en todos los juegos anteriores.

La gran figura en la visita fue el griego Giannis Antetokounmpo, quien acabó con 24 puntos, 9 rebotes y 4 asistencias, que mejoraron a 9-2 su marca en lo que va de temporada, la segunda mejor de la Conferencia Este y la tercera de la liga.

Con la mala actuación del jugador de Akron, Klay Thompson fue el mejor del conjunto de la Bahía de San Francisco con 24 puntos, mientras que Kevin Durant añadió 17 tantos y nueve asistencias.

  • Ricardo Clara