Trump rechaza recuento en Florida; tratan de "robar dos grandes elecciones", dice

Más de ocho millones de votos en Florida volverán a ser contabilizados luego de que el secretario de Estado, Ken Detzner, determinase hoy que, vistos los resultados finales, los márgenes eran muy estrechos en algunas contiendas, incluidas las de senador federal y gobernador.

La diferencia entre los dos candidatos se ha ido reduciendo y se acerca cada vez más al 0.5 por ciento que obliga a las autoridades bajo ley estatal a hacer un reconteo.

Por su parte, el candidato demócrata a la Gobernación de Florida, Andrew Gillum, siguió sumando votos y se acercó cada vez más a su oponente republicano, Ron DeSantis, quien ya se había autoproclamado vencedor.

Tras los comicios, demócratas y republicanos afrontan un nuevo panorama en el Congreso estadounidense después de que los primeros recuperaran el control de la Cámara de Representantes, y los segundos ampliaran levemente su mayoría en el Senado.

Cumplido este mediodía el plazo para que los 67 condados de este estado entregasen la contabilidad final de los comicios intermedios celebradas el pasado martes en todo el país, la elección para un escaño en el Senado federal se cerró con un margen de 12.562 votos a favor del republicano Rick Scott, apenas el 0,15 % arriba del demócrata Bill Nelson.

El demócrata Andrew Gillum, que se postula para el puesto de gobernador de Florida, se negó a admitir su derrota ante DeSantis tras el inicio del recuento de votos.

El senador Nelson, que también presentó una demanda judicial en la que pide se cuenten los votos de las papeletas provisionales, lamentó que "Scott está tratando de evitar que se cuenten todos los votos y está obstaculizando el proceso democrático".

Tras deslizar críticas al presidente de EEUU, Donald Trump, entre otros, por su reacción y comentarios conforme el conteo de votos iba reduciendo la ventaja para los republicanos, Gillum se confesó hoy "preparado a aceptar cualquier resultado, siempre y cuando cada voto sea contabilizado".

Durante una conferencia de prensa, Scott acusó a los entes electorales de robar la elección al pueblo de Florida, argumentando que se han registrado irregularidades en la diferencia de votos.

Sin mencionar alguna evidencia de delito, Scott le pidió al Departamento de Policía de Florida investigar a los funcionarios electorales en los bastiones demócratas de los condados de Palm Beach y Broward cuestionando si no se habían ya demorado demasiado, y si habría quizás algún intento de inflar el voto demócrata. Sin embargo, una portavoz de la agencia dijo el viernes que no había acusaciones creíbles de fraude y, por lo tanto, no había una investigación en curso.

  • Leon Brazil