Amenazan con secuestrar y asesinar a niño que conoció a Messi

Hace casi ya tres años, la imagen recorrió el mundo e impactó por su crudeza, incluso al mismísimo Lionel, que lo conoció poco después.

Murtaza Ahmadi conmovió a todos en 2016.

El nene de siete años que el mundo conoció en 2016 debió huir de su hogar en Jaghori, en la provincia sureña de Ghazni, por una ofensiva de los talibanes.

Conocida la historia, Messi a través de su club Barcelona, primero, le envió un equipo completo y meses después cuando el club azulgrana se fue de gira a Qatar, el pequeño Murtaza pudo conocer a su ídolo, el que esta vez le regaló una camiseta auténtica usada por el argentino y un balón de fútbol. Sin embargo, esta tranquilidad se vio interrumpida a principios de noviembre, cuando juastamente la familia del niño afgano fue obligada junto a 2/3 de la población a abandonar la ciudad, dejando atrás no sólo una vida. también los regalos que Messi le dio al pequeño fanático. "Las dejamos en Jaghori".

"Extraño nuestra casa en Jaghori, aquí no tengo una pelota y no puedo salir a jugar al fútbol", lamentó desde su nueva vivienda en Kabul.

Las fuerzas de seguridad afganas han expulsado a los insurgentes de la zona, pero la familia ha decidido no regresar al pueblo.

Ahora Murtaza su madre y cuatro hermanos viven en una pequeña habitación en un edificio compartido de Kabul.

"A causa de todo esto, temíamos que lo secuestraran y prácticamente encerramos a Murtaza en casa y no lo mandamos a la escuela durante dos años", agregó. Hasta que las amenazas se hicieron insoportables y la familia tomó el camino del exilio a Pakistán en mayo de 2016, con la esperanza puesta en alcanzar los Estados Unidos. En esa charla, el niño le pidió a Leo: "Llévame contigo, aquí no puedo jugar al fútbol, aquí sólo hay 'daz-dooz'", imitando el sonido de las bombas.

A la par de esto, Murtaza no olvida una promesa que le hizo el jugador del Barcelona en su viaje a Qatar: "Messi me dijo 'cuando seas un poco mayor, arreglaré las cosas para ti'". "Nuestro vecino había botado bolsas de plástico de hacer las compras, y Murtaza las recogió para que yo le hiciera una camiseta de Messi", le confesó Homayoun a AFP.

Los datos son abrumadores. sólo este año algo más de 300.000 personas se han desplazado a lo largo de todo afganistán y viven en condiciones difíciles, apoyándose sobre todo en la ayuda del gobierno y de organizaciones no gubernamentales. Es el caso de la familia del joven seguidor de Messi, que dependía de los ingresos obtenidos en sus explotaciones agrícolas y que en Kabul sale adelante con la ayuda de familiares y ONG.

  • Ricardo Clara