Carlos Salinas de Gortari asiste a funeral — George Hw Bush

Después de que la caravana llegue a College Station, llevará a Bush a su biblioteca presidencial en la universidad, donde descansará en una ceremonia privada junto a su esposa, Barbara, quien murió en abril, y su hija Robin, quien murió a los 3 años en 1953.

"En la victoria, compartía el mérito. Aceptaba que el fracaso es parte de un vida plena", dijo Bush en un aparente guiño a la derrota sufrida por su padre en las elecciones de 1992, que le impidió ejercer un segundo mandato.

Después de que miles de ciudadanos pasaran a lo largo de los dos últimos días por la capilla ardiente instalada en el Capitolio para presentar sus respetos, una comitiva fúnebre trasladó este miércoles el féretro del exmandatario a la catedral, donde su familia aguardaba su llegada.

Ambos fueron guiados por un militar hasta sus lugares, en una banca que compartieron con los ex presidentes Barack Obama, Bill Clinton y Jimmy Carter, con sus respectivas esposas.

El acto inició con la presencia del presidente Donald Trump y la primera dama, Melania, además de los cuatro ex mandatarios de Estados Unidos vivos; Angela Merkel, canciller de Alemania; el rey Abdalá II de Jordania, y el ex presidente de México Carlos Salinas (1988-1994), entre otros. A continuación, tomaron la palabra la nieta del exmandatario Jenna Bush Hager, el biógrafo presidencial Jon Meacham, el exrpimer ministro de Canadá Brian Mulroney y el exsenador republicano Alan Simpson.

"Me enseñó lo que significa ser un presidente", aseveró George W. Bush durante su discurso el cual parecía que le llevaría al llanto.

Las multitudes vitoreando y saludando se alinearon en la ruta del tren funerario especial que lleva a George H.W. Bush a su lugar de descanso final esta tarde, mientras su ataúd está siendo trasladado en tren a 70 millas de Houston a Texas.

  • Leon Brazil