El BBVA reparte el poder entre el presidente y el consejero delegado

La entidad ha comunicad a la CNMV los cambios previstos.

La jubilación de FG como presidente del BBVA podría decirse que se produce "en diferido", como llegó a decir la secretaria general del Partido Popular (PP), María Dolores Cospedal. El consejo ha aprobado hoy que mantenga su vinculación al banco con el cargo de presidente de honor y de la fundación. La nueva estructura de la entidad fue interpretada por los analistas como un otorgamiento de más poder para el nuevo consejero delegado, que se va a ocupar de toda la parte relativa al negocio básico del banco a nivel global, lo que incluye el control de todas las filiales repartidas por zonas geográficas en todo el mundo.

Entre las medidas de la nueva organización, destaca que el presidente ejecutivo será responsable de la dirección y funcionamiento del consejo de administración, de la supervisión de la gestión y representación institucional de la entidad. El que será presidente ejecutivo del grupo, Carlos Torres, y su consejero delegado, el directivo de origen turco Onur Genç, se han repartido los papeles de tal forma que el nuevo 'número dos' tendrá que dar explicaciones sobre su labor directamente al conjunto de miembros del consejo de administración del banco y no al presidente. Estos cambios serán efectivos cuando se hayan obtenido las autorizaciones correspondientes, "previsiblemente antes del 31 de diciembre de 2018", pero pudiera ser algunos días antes si llegaran los permisos oficiales.

Asúa es uno de los nombres que sonó en las quinielas para consejero delegado del grupo, al igual que Ricardo Forcano, actualmente responsable del área de Talent & Culture.

"Hemos completado una sucesión bien planificada, que apuesta por el talento interno y garantiza la continuidad de nuestro proyecto de transformación", ha señalado Carlos Torres Vila, consejero delegado y próximo presidente de BBVA. Se encargará de la relación con supervisores y reguladores; el seguimiento y análisis de las tendencias regulatorias y el desarrollo de la agenda regulatoria del Grupo; y la gestión de los riesgos derivados de las cuestiones de cumplimiento normativo, al integrarse aquí el área de Compliance.

Por su parte, Onur Genç estará al frente de las unidades de negocio del grupo, donde Luisa Gómez Bravo, hasta ahora directora global de inversión gestión de costes, toma las riendas del área de Corporate & Investment Banking.

Los responsables de los países serán Jorge Saénz-Azcúnaga, como Monitor de Países; Cristina de Parias, como responsable de España; y Fuat Erbil, como responsable de Turquía, además de Rodríguez Soler en Estados Unidos.

Por otro lado, el área de Internal Audit pasará a estar liderada por Joaquín Gortari, hasta ahora director del gabinete de Presidencia, sustituyendo a José Luis de los Santos, que finaliza una carrera de más de tres décadas en la entidad.

  • Monte Muniz