El déficit comercial crece un 1,7 % en octubre — Estados Unidos

Trump aseguró en su cuenta oficial en Twitter que está dispuesto a firmar un acuerdo justo para poner fin a la guerra comercial contra China.

A pesar de las promesas de campaña del presidente Donald Trump de reducir el déficit comercial, la brecha entre lo que Estados Unidos compra y lo que vende ascendió a su punto máximo en una década debido a un récord en las importaciones, informó el jueves el gobierno.

Sin embargo, esto no evitó que posteriormente China pidiera explicaciones a Norteamérica por la detención de Wanzhou.

Al mes de octubre, China representa el 15.7 por ciento del total del comercio que realiza Estados Unidos con el mundo, lo que lo convierte en su principal socio comercial, le siguen Canadá, con el 14.8 por ciento; México, con un 14.6 por ciento; Japón, con 5.1 por ciento y Alemania, con el 4.4 por ciento.

El ministerio chino de Relaciones Exteriores había prometido el miércoles empezar a trabajar en los "puntos de consenso" alcanzados con Estados Unidos y "cuanto antes mejor", dijo sin aportar más detalles.

Al respecto, Kudlow insistió en que los funcionarios chinos han usado en Buenos Aires y en declaraciones posteriores una palabra que en general no forma parte del vocabulario de la diplomacia china: 'Inmediatamente'.

Pekín tenía muy claro este objetivo hasta hace unos días, cuando el portavoz del ministerio de Comercio de China, Gao Feng, dijo: "Tenemos una hoja de ruta para los próximos días en los que se trabajará arduamente para lograr un consenso que coincida con los intereses de ambas partes".

En tanto, el asesor comercial de la Casa Blanca, Peter Navarro dijo también este viernes que la tregua entre Estados Unidos y China y el reciente arresto de la ejecutiva de Huawei "son dos cosas distintas", y que su simultaneidad es una coincidencia. Pero la información no llegó al presidente y el tema no se trató en el encuentro con Xi.

El gobierno de Estados Unidos frenó temporalmente su intención aumentar de 10 a 25% los aranceles a importaciones originarias de China por un valor de 200,000 millones de dólares anuales a partir del 1 de enero.

La estadística negativa llega en momentos en que Trump accede a una tregua en la guerra comercial con China, al aplazar una nueva ronda de alzas de aranceles a numerosos productos chinos. Y aunque prometió que las negociaciones tendrán buenos resultados, igualmente amenazó con imponer nuevos aranceles si fracasan, lo cual agravaría las penurias que ya sienten consumidores y compañías estadounidenses.

El acuerdo promocionado por Trump aún permanece rodeado por una gran confusión, dada la falta de detalles concretos, como un calendario específico para las negociaciones.

  • Leon Brazil