La NASA llega a asteroide que podría resolver misterios de la vida

El asteroide Bennu podría chocar con la tierra y destruir una parte de ella el 21 de septiembre del año 2135, pues viaja alrededor del sol, a una velocidad de más de 100.000 km/h. Pero no lo hará como otras misiones, tomando contacto con la superficie del asteroide, sino que lo hará mediante un instrumento que expulsará aire y levantará partículas de polvo, llamadas regolito, que Osiris-Rex recogerá con un brazo robótico.

Hace dos años (septiembre 2016)la NASA lanzó una sonda espacial desde Cabo Cañaveral, en Florida, con rumbo al asteroide Bennu, un cuerpo de unos 500 metros de diámetro cuya órbita, de continuar su trayectoria, podría impacta a la Tierra, destruyéndola parcialmente.

Los científicos esperan que revele más información sobre la formación temprana del sistema solar y sobre cómo encontrar recursos preciosos como metales y agua en los asteroides.

Después, en 2020, extraerá la muestra, que no llegará a la Tierra hasta 2023, calculó la directora de aeronaves de esta misión, Sandy Freund. Ha sido seguido con el radar planetario del Observatorio Arecibo en Puerto Rico.

Durante estos encuentros cercanos, la sonda estudiará al asteroide en profundidad.

Una vez que la misión exitosa de la NASA haya recolectado el polvo de Bennu, la muestra se mantendrá enfrascada y será devuelta a la Tierra en 2023, cuando aterrizará en el desierto de Utah a finales de septiembre, informó la agencia espacial estadunidense.

Creativas y espectaculares imágenes del planeta tierra tomadas por la NASA desde diferentes estaciones espaciales o satélites.

La NASA transmitió un evento en vivo de 11:45 am a 12:15 pm EST para resaltar la llegada de la primera misión de devolución de muestras de asteroides de la agencia.

La sonda Origins, Spectral Interpretation, Resource Identification, Security-Regolith Explorer (OSIRIS-REx ), viajó dos billones de kilómetros y ayudará a los investigadores a entender cómo se forman los planetas.

  • Buena Jesus