Permanece en detención ex presidente de nissan

Ghosn fue procesado la semana pasada acusado de haber reportado erróneamente sus ingresos por más de 40 millones de dólares entre 2010 y 2015 en las declaraciones de Nissan.

Se trata de un nuevo frente de problemas judiciales para Ghosn después de que, el viernes, los fiscales emitieron una nueva orden de detención en su contra por "abuso de confianza".

La detención de los dos hombres se prolongó por las sospechas de disimulación de ingresos entre 2015 y 2018 por un monto de 4.000 millones de yenes (35 millones de dólares).

Este fallo no significa que Ghosn sea puesto en libertad el 1 de enero, ya que la fiscalía podría requerir ese día que su detención se prolongue 10 días más, si la investigación lo precisa.

El arresto de Ghosn por acusaciones de mala conducta financiera en Tokio el mes pasado ha sacudido a la industria automotriz internacional y ha dificultado la alianza que construyó entre Nissan, Renault y Mitsubishi Motors. Nissan y Mitsubishi despidieron a Ghosn como presidente después de su arresto el mes pasado.

Su caso ha demostrado "cuán horrible es el sistema de justicia penal japonés", dijo Kana Sasakura, profesora de derecho de la Universidad de Konan en la Universidad de Kobe, cuyo trabajo incluye la lucha contra condenas injustas en el país.

Los fiscales argumentan que en 2008 Ghosn transfirió una pérdida de inversión privada con un valor de más de 1.800 millones de yenes (16 millones de dólares) a Nissan al manipular un contrato no especificado de "intercambio". La acusación conlleva a una pena máxima de prisión de 10 años. Los fiscales también lo han acusado de continuar con la práctica en 2017, pero aún no ha sido imputado por esa acusación.

Tras el anuncio del viernes por parte de los fiscales, el abogado de Ghosn en Tokio, Motonari Otsuru, dijo que su cliente mantiene su inocencia y espera restaurar su honor en el juicio, según The Wall Street Journal. Los expertos legales han dicho que eso puede ser debido a las limitaciones de su detención y para evitar poner en peligro su defensa.

Nissan solicitó a su personal que se abstenga de entablar cualquier tipo de comunicación con los directores encarcelados Carlos Ghosn y Greg Kelly, y sus abogados mientras fiscales japoneses investigan a estos ejecutivos, que se encuentran en el centro de un escándalo por ocultamiento de ingresos. En Japón es raro que sospechosos acusados sean liberados bajo fianza, según los expertos.

El empresario, de 64 años, está considerado como uno de los más influyentes del sector del motor y ha liderado durante años la lista de los directivos mejor pagados de Japón, desde que en 2005 asumió las riendas de la alianza Renault-Nissan.

  • Monte Muniz