Restos de George H.W. Bush llegan a Texas

Bush, que falleció el viernes pasado a los 94 años, fue elogiado y reconocido como un patriota que siempre situó en primer lugar el interés general y del país.

Al concluir la ceremonia, el féretro fue trasladado a la base aérea de Andrews, donde aguardaba el avión presidencial para trasladarlo de vuelta a Texas, donde el jueves recibirá el último adiós de su familia.

"Cuando George Bush era presidente de Estados Unidos, todos los jefes de Estado del mundo sabían que estaban tratando con un caballero, con un líder genuino; uno bien asentado, decidido y valiente", aseguró Mulroney. Trump, cuyo ascenso en el partido Republicano supuso agrios choques con el tradicional clan Bush, destacó en Twitter que "este es un día de celebración para un gran hombre que ha llevado una vida larga y distinguida".

Con el funeral, Washington hizo una pausa en su tóxica retórica política, aunque la tregua entre Trump y sus antecesores demócratas se percibió incómoda.

La llegada del actual presidente ofreció el único resquicio para la polémica de la jornada puesto que mientras que Obama y su esposa Michelle le dieron cordialmente pero escuetamente la mano, Bill y Hillary Clinton, ubicados a medio metro de distancia, no hicieron ningún esfuerzo por saludarles.

El príncipe Carlos de Inglaterra, la canciller alemana, Angela Merkel; el rey jordano Abdallah II y la reina Rania; el presidente polaco, Andrzej Duda, acompañado por Lech Walesa, así como varios otros dignatarios extranjeros también acuden a la Catedral de Washington.

Bush, que dirigió Estados Unidos entre 1989 y 1993, en el turbulento final de la Guerra Fría, fue saludado por decenas de miles de estadounidenses en un velatorio de más de 36 horas en el Capitolio, donde también se vio a su fiel labrador, Sully. Su ataúd cubierto con la bandera de Estados Unidos fue llevado en caravana hasta la Base Conjunta Andrews en las afueras de la capital después de un funeral de estado en la Catedral Nacional.

"(Fuiste) el mejor padre que un hijo o hija puede tener, y en nuestro dolor podemos sonreír sabiendo que papá está abrazando a Robin y sosteniendo la mano de mamá otra vez", agregó.

  • Leon Brazil