Brasil deja desde este martes el Pacto Mundial para la Migración

Brasil se retiró de un pacto de Naciones Unidas para lidiar con el aumento de la migración, sumándose a Estados Unidos y un número creciente de países que ha rechazado el acuerdo, dijo el martes un diplomático brasileño con conocimiento directo del asunto.

"Quien por ventura venga para aquí deberá estar sujeto a nuestras leyes, reglas y costumbres, como también deberá cantar nuestro himno y respetar nuestra cultura", continuó el excapitán del Ejército y diputado.

Y horas después ponderó: "Jamás negaremos ayuda a quienes la precisan, pero la inmigración no puede ser indiscriminada".

El pacto, el primero a nivel mundial para gestionar la migración, plantea 23 objetivos para desalentar la migración ilegal, en momentos en que el flujo de migrantes ha aumentado a casi 260 millones en el mundo, el 3,4% de la población global.

Brasil enfrenta una crisis migratoria en el estado de Roraima (norte), fronterizo con Venezuela, por el gran umento del flujo de venezolanos huyendo de la crisis en su país.

Su canciller, Ernesto Araújo, había criticado el documento el 10 de diciembre, afirmando que se trata de un "instrumento inadecuado".

Pese al gran impacto que ha tenido el ingreso de venezolanos en aquel estado brasileño, los inmigrantes constituyen menos del 1% de la población total del Brasil, estimada actualmente en 209 millones de habitantes, según el Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE).

"La inmigración no debe ser tratada como una cuestión global, sino de acuerdo con la realidad y soberanía de cada país", apuntó Araújo, quien al asumir sus responsabilidades en el Ministerio de Relaciones Exteriores resaltó que "Bolsonaro está liberando a Brasil a través de la verdad" y se comprometió a "liberar la política exterior" brasileña. "Es siempre lamentable cuando un país se desvincula de un proceso multilateral, en especial de uno que respeta tanto las especificidades nacionales", subrayó el organismo, donde suscitó sorpresa la velocidad de la decisión del nuevo gobierno.

La retirada, notificada en una carta al secretario de Naciones Unidas, António Guterres, se produce tan sólo un mes después de que Brasil, aún bajo el gobierno de Michel Temer, suscribiese el acuerdo en diciembre. Bolsonaro cuestionó anteriormente otros pactos globales, como el Acuerdo de París contra el calentamiento global, y aunque durante la campaña electoral llegó a prometer la salida de Brasil, más recientemente parece haber reconsiderado su postura.

  • Leon Brazil