Caen ganancias de Samsung tras dos años de bonanza

La compañía coreana ha rebajado las expectativas de resultado y ahora estima que su beneficio operativo caerá un 28,7% en el último trimestre de 2018 debido al frenazo en la demanda de chips de memoria.

Ante esta caída Apple lanzó carta para los accionistas e inversionistas para dar explicación de las causas de esta pérdida millonaria en los ingresos correspondientes al primer trimestre del presente año.

Eso se compara con un promedio de 13,2 billones de wones (unos US$11.797 millones) obtenido de 26 estimaciones de analistas en una encuesta I/B/E/S Refinitiv.

En concreto, Cook recibió una salario base de 3 millones de dólares (2,62 millones de euros), en línea con el cobrado en ejercicios anteriores, mientras que el paquete de incentivos vinculado al desempeño de la compañía alcanzó los 12 millones de dólares (10,47 millones de euros), el máximo previsto de cuatro veces el salario base, después de que Apple rebasara ampliamente las metas de ingresos y beneficio operativo establecidas.

Cook llegó a decir que él no estaba sorprendido por la caída en las acciones de Apple después de la noticia, ya que el mercado está "muy emocional en el corto plazo". Esto ocurre en un contexto en el que Samsung venía de 18 meses rompiendo récords de beneficios, gracias sobre todo a la venta de componentes para otros dispositivos de terceros y para servidores de datos que requerían de sus chips de memoria.

Para los próximos meses, la empresa surcoreana prevé un "panorama sombrío por la débil demanda en el sector de los chips y la exacerbada competencia en el sector de los teléfonos", explicó el grupo.

Y la situación en la casa del gran rival de Apple en el mercado de celulares, Samsung, no parece tampoco para grandes celebraciones.

Con 20% de cuota, Samsung Electronics domina el mercado mundial de los teléfonos inteligentes pero se enfrenta a rivales chinos como Huawei, que arrebató a Apple su segundo lugar en el podio. La compañía de Cupertino probablemente tuvo en cuenta números anteriores, ya que habían vendido 52,21 millones de unidades en el mismo período del año pasado. Estas alcanzarían los 58 billones de wones (45.805 millones de euros). Ahora se enciende otra luz roja para la industria tecnológica: Samsung tampoco pasa por su mejor momento y también ha avisado de que vienen curvas.

  • Monte Muniz