IBM presenta la primera computadora cuántica comercial: un cubo de dos metros

El sistema de 20 qubits combina en un solo paquete las partes de computación cuántica y clásica que se requieren para usar una máquina como esta para aplicaciones de investigación y de negocios; IBM Q. No es sorprendente, entonces, que IBM enfatice que este es un primer intento y que los sistemas están "diseñados para enfrentar un día los problemas que actualmente se consideran demasiado complejos y exponenciales en la naturaleza para que los sistemas clásicos puedan manejarlos".

Empecemos por entender qué es la computación cuántica. En este momento, aún no ha llegado, pero la compañía también señala que estos sistemas son actualizables (y fáciles de mantener). Asimismo se menciona que aún cuando la compañía consiguió diseñar este equipo cuántico para un uso comercial, éste requiere de un entorno especial, por lo que inaugurará a finales del año en Nueva York, el Q Quantum Computation Center, donde interesados selectos podrán acercarse para utilizar el equipo. Sin embargo, su complejidad y sus costes han limitado en gran medida su adopción y su utilidad práctica, pero se mantiene como el gran objetivo a largo plazo del sector y de gigantes como IBM y Google.

IBM claramente piensa en el sistema Q como una obra de arte y, de hecho, el resultado final es bastante sorprendente.

En la actualidad los ordenadores funcionan empleando un sistema binario de partículas de electrones, lo que el nuevo sistema plantea es se use un tipo de partícula cuántica denominada qubits. ¿Cuál es la diferencia? Explicó que los qubits pierden rápidamente sus propiedades cuánticas especiales, generalmente dentro de 100 microsegundos (para los qubits superconductores más modernos), debido en parte al ruido ambiental de la maquinaria interconectada de vibraciones, fluctuaciones de temperatura y ondas electromagnéticas.

ExxonMobil tendrá acceso a su software cuántico de IBM y sus sistemas de computación cuántica basados en la nube antes que ninguna otra empresa.

  • Monte Muniz