La policía española desmantela una organización que amañó partidos de tenis

En total son 28 los tenistas profesionales que están imputados en la investigación que llevó a la Guardia Civil de España a desmantelar una organización que se encargaba de arreglar partidos.

En el marco de la operación Bitures, en la que también participó la Europol, ya se detuvieron 15 personas, entre las que se encuentran los cabecillas de la organización, y 68 más fueron investigados.

La organización sobornaba a tenistas profesionales de las categorías ITF Futures y Challenger para posteriormente coordinar la realización masiva y simultánea de apuestas deportivas, según 'El Español'. Uno de ellos había competido en el último Abierto de Estados Unidos, precisó la Guardia Civil en un comunicado sin facilitar más detalles.

La operación se inició a raíz de la denuncia que pusieron los responsables de la Tennis Integrity Unit (TIU), organismo anticorrupción de carácter internacional responsable de velar por la integridad en el mundo del tenis.

La Dirección General de la Guardia Civil dio cuenta este jueves del resultado final de la operación Bitures, desarrollada a finales de octubre y por la que ingresaron en prisión incondicional por orden del juez de la Audiencia Nacional José de la Mata cinco detenidos, entre ellos el considerado como cabecilla de la trama, el tenista profesional españolMarc Fornell.

Esta organización usurpó miles de identidades de ciudadanos con las que realizaban apuestas y así no tributar sus ingresos fraudulentos a la Hacienda Española.

"Una vez que los jugadores eran sobornados, miembros de la banda asistían a los partidos para asegurarse que los tenistas cumplieran con el acuerdo y daban órdenes de hacer apuestas tanto a nivel nacional como internacional", agregó.

"Los agentes han constatado que la organización venía operando al menos desde febrero de 2017, estimando que han podido generar unas ganancias millonarias con la operativa descrita", afirmó la Guardia Civil en el comunicado.

También se congelaron 42 cuentas de banco.

Los ahora detenidos transferían el dinero entre diversas cuentas para finalmente acumularlo en cuentas bajo su control, siempre bajo identidades usurpadas.

Los 83 individuos han sido acusados, según los casos de los delitos, de integración en organización criminal, corrupción entre particulares en el ámbito deportivo, estafa, blanqueo de capitales, tenencia ilícita de armas y usurpación de identidad.

  • Ricardo Clara