Papa Francisco pide por esperanza y paz en Nicaragua y Venezuela

El diálogo y la paz son los caminos para que nicaragüenses y venezolanos hallen solución a las crisis que afectan a sus respectivos países, planteó, este lunes, el papa Francisco.

El Papa dijo que desea "vías que consientan asistir, sobre todo, a los que son probados por las tensiones de estos años y ofrecer a todo el pueblo venezolano un horizonte de esperanza y de paz".

"Que las distintas instancias políticas y sociales encuentren en el diálogo el camino principal para empeñarse por el bien de toda la nación".

Los firmantes le advierten al Papa que su llamado "está siendo interpretada de un modo muy negativo por las mayorías de Venezuela y Nicaragua" y que esto es así ya que "no existe, actualmente, en dichos países, un diferendo político que reclame de entendimiento, tolerancia, entre fuerzas encontradas con narrativas distintas, dentro de una democracia normal o deficiente que hoy lamentablemente no existe en estos".

"La Santa Sede no busca interferir en la vida de los Estados" sino que, al "ponerse al servicio del bien de todo ser humano", intenta "trabajar por favorecer la edificación de sociedades pacíficas y reconciliadas", planteó. Durante su mensaje de Navidad, el Francisco también pidió "delante del Niño Jesús, los habitantes de la querida Nicaragua se redescubran hermanos, para que no prevalezcan las divisiones y las discordias, sino que todos se esfuercen por favorecer la reconciliación y por construir juntos el futuro del país".

'No puedo dejar de agradecer los esfuerzos de muchos gobiernos e instituciones que, impulsados por un espíritu generoso de solidaridad y caridad cristiana, colaboran fraternalmente en favor de los migrantes', señaló.

Asimismo, al hablar de la situación de la situación de los pobladores de Nicaragua, la carta enviada al vaticano expresa: "A mediados año, fueron víctimas de una ola de represión que deja como saldo casi 300 muertos y unos 2.500 heridos". "¡Es la paz, la paz, la que debe guiar el destino de los pueblos y de toda la humanidad!".

Más adelante, los exmandatarios aluden a la Encíclica Ad Petri Cathedram, correspondiente al período de Juan XXIII, donde, según expresan, "el llamado a la concordia ha de hacerse, fundamentalmente, 'a los que gobiernan las naciones'". Los primeros son víctimas de la opresión por una narco-dictadura militarizada, que no tiene reparos en conculcar de manera sistemática los derechos a la vida, a la libertad y a la integridad personal y, además, como consecuencia de sus políticas públicas deliberadas y una palmaria corrupción que escandaliza mundialmente, somete a estos a condiciones de hambruna generalizada y falta de medicinas.

Entre las firmas se destacó la del ex presidente de Costa Rica, Oscar Arias, quien lideró la iniciativa y la de los ex mandatarios, Enrique Bolaños (Nicaragua); Alfredo Cristiani (El Salvador); Laura Chinchilla (Costa Rica); César Gaviria (Colombia); Osvaldo Hurtado (Ecuador); Jorge Tuto Quiroga (Bolivia) y Miguel Ángel (Paraguay).

Quienes "oprimen a otros y los despojan de su debida libertad no pueden ciertamente contribuir a esta unidad" de las inteligencias, de los espíritus, de las acciones, como lo recuerda su predecesor, agregan los exmandatarios.

  • Leon Brazil