Tres montañeros españoles mueren en un alud en Perú

Tres montañistas españoles y su guía peruano murieron el domingo tras ser sorprendidos por una avalancha mientras hacían cumbre en el cerro nevado Mateo en los Andes peruanos .

Uno de sus compañeros, de los tres montañeros españoles fallecidos, también de nacionalidad española, dio la alerta sobre el accidente.

El guía peruano, de 39 años de edad, fue el único encontrado con vida en la zona del accidente, pero falleció al poco tiempo.

Según el medio local Huaraz Informa, las identidades de los fallecidos son Adrià San Juan Perello, Sergi Porteros Villar y Gerard Borrull Regal, los tres de 26 años, y el guía peruano Rubén Darío Alba. Según parece, los integrantes del grupo bajaban atados a una cuerda, uno de ellos resbaló y empujó a los demás. Todos de 26 años.Los cadáveres fueron llevados a la morgue de Carhuaz (Áncash).

El español sobreviviente, identificado como Paolo Belmonte Calderón, fue evacuado ayer a una clínica de la ciudad de Huaraz, capital de Ancash, para ser tratado por sus lesiones.

La avalancha arrastró los cuerpos aproximadamente 200 metros, cuando retornaban de la montaña, luego de haber llegado a la cumbre del nevado Mateo.

Un total de 20 miembros de la Asociación de Guías de Montaña del Perú (AGMP), trabajan desde la víspera en la recuperación de los.

Intervinieron en el rescate la Unidad de Salvamento de Alta Montaña de Caraz de la Policía Nacional y la Asociación de Guías de Montaña del #Perú.

"La avalancha la generamos nosotros mismos por un tema de cómo la nieve se apelmaza, llevaba una semana haciendo sol cuando tenía que estar lloviendo o nevando todo el rato", contó en una entrevista con el canal SER, en la que apuntó contra el cambio climático.

El presidente de la Asociación de Guías de Montaña de Perú, Rafael Figueroa, explicó a 'El Comercio' que están trabajando 25 agentes en las labores de rescate de los cuerpos. "Antes era más seguro escalar y ahora hay un cambio que sorprende a los guías de montaña", reconoció Figueroa.

En Ancash se encuentra la Cordillera Blanca, una cadena de montañas de los Andes centrales cubierta de nieve, que es una de las regiones predilectas de los montañeros para hacer ascensos a sus picos y practicar deportes de aventura.

"El superviviente Pablo Belmonte logró bajar por sus propios medios y caminar de tres a cuatro horas hasta llegar a Carhuaz donde relato lo sucedido y pidió ayuda".

  • Leon Brazil